Escalar sin fronteras

Laura González-Estéfani durante el panel

ScaleUp de Endeavor Miami destaca el papel de los emprendedores globales

Alto impacto es lo que mejor define Endeavor. En Miami acaba de cumplir cinco años. Lo celebraron el pasado día 21 de septiembre reuniendo a los actores más relevantes del ecosistema local y con algunos de los que mejor han escalado en los últimos tiempos.

Laura Gonzalez- Estefani, CEO y fundadora de TheVentureCity, junto a  Abhinav Agrawal, CEO y cofundador de Rocket, así como Jaclyn Baumgarten, CEO y cofundadora de Boatsetter, discutieron sobre los diferentes retos que encaran los emprendedores en diferentes regiones.

En el caso de Agrawal, contó cómo pasó de AWS, la niña bonita de Amazon, a Zynga, a crear su propia empresa tras ver como en apenas siete meses le adquirieron una startup. “Me di cuenta de que apenas sabía de consumo”.

González-Estéfani dejó su Madrid natal para meterse en el corazón de Facebook. “Una de las cosas que vi en Silicon Valley es por qué no venían los emprendedores de otros lados, por qué no encontraban apoyo. Había historias de emprendedores de Miami que iba a levantar dinero y les decía que valían un tercio de los que valdrían en Silicon Valley. No me parecía justo, por eso cree TheVentureCity. Queremos que los que vienen de otros lado puedan tener las mismas oportunidades”.

La CEO de este fondo de inversión y aceleradora destaca lo equilibrado de su equipo: “Mi cofundadora venía del mundo tradicional. Si no nos ayudamos, no vamos a ninguna parte. No es una cosa u otra, es necesario encontrar un equilibrio para ayudar a los emprendedores”.

Durante el coloquio organizado por Endeavor también se contaron las sombras de ser emprendedor: “Ser fundador es duro. En muchos paneles todos llegan a contar lo maravilloso que es ejecutar su visión y que toman mai thais en la playa y tan felices. Yo paso muchas horas en la oficina. Tu pareja está molesta porque no te ve nunca (si no es así no lo haces bien). Estás con stress crónico”.

Uno de los debates candentes es si merece la pena imitar Silicon Valley o crear un modelo propio. González-Estéfani lo tiene claro: “No quiero replicar SIlicon Valley fuera de Silicon Valley. Creo que hay mucho que importar de allí y mucho que exportar de aquí. En Silicon Valley me gusta que tienes acceso a todo el mundo. No hay toda una capa de protección para llegar a alguien. Es directo. El acceso es lo primero”.

Agrawal, por su parte, destacó cómo el flujo de capital es diferente e impulsa la innovación: “Hasta hace poco no había una comprensión de Silicon Valley. Pero la ausencia de old money, permite que se mueva más el dinero”.

Baumgarten es algo atípica, se formó y después dio el paso para crear la compañía que siempre soñó: “La red que tenía de stanford se expandió, pero no confiaban en una mujer que era fundadora por primera vez. Vendí mi apartamento y estuve dos años sin cobrar para tener capital semilla, porque no tenía acceso a capital. Con los family offices era muy parecido. Se habla mucho de la experiencia de Silicon Valley, pero falta algo más, algo de confianza. Si no te la juegas (put the skin on the game), no va a creer nadie en ti”.

Laura destacó la cercanía que se respira en las afueras de San Francisco: “En Silicon Valley te dan media hora. Con un café te dan consejo, teléfono y feedback. Esa ayuda real sirve. Fuera de Silicon Valley no te dicen de verdad lo que piensan. Hacedlo, de verdad”.

Si el tema de la charla era la escalabilidad, no faltó un protagonista unido al mismo, el producto. “Hay que hacer primero un producto y después pensar en hacer dinero. Es necesario tener claro el producto para que tenga sentido el negocio”, remarcó la CEO de TheVentureCity. Al tiempo que matizó que no todo vale: “Si haces un producto que crece, bien. Si no crece y usas el presupuesto de Marketing para hacerlo crecer y no hay retención, está roto”.

IMG_20180921_111055-01

Baumgarten dejó claro que no es fácil ser emprendedora: “El proceso es difícil. Hay que tener ganas de salir de la zona de confort. Aprender lo que no has aprendido antes”.

Para Agrawal la conexión con el inversor es primordial: “Es difícil encontrar un inversor con el que conectes. ¿Estarán de acuerdo si no quiero vender la startup? Nunca dicen no, son muy técnicos, así que hay que saber leerlos”.

Con gran humildad, González-Estéfani confesó algunas de las dificultades que encontró en su cambio de rol, de directiva de Facebook a fundadora y CEO de un fondo de inversión y aceleradora con algunas secciones muy especiales: “Nunca antes había hecho algo con el dinero de otros. Hemos tenido que dejar el ego de lado. No fue nada fácil. Estábamos tocando gente que no estaba acostumbrada a esto. El primer filtro es la confianza. Después, sí hay muchas incubadoras y aceleradoras con las que trabajamos”. El proceso de dar con startups interesantes surge en los momentos más inesperados: “DayCation la encontramos en Emerge Americas. Solo invertimos en compañías en las que pensamos que podemos tener un impacto. No voy a invertir en algo que si va mal, no sé cómo arreglarlo o cómo mejorarlo. Pensamos en negocios que se pueden escalar más allá de su origen. El dream team loco que tenemos mira los datos. Para llevar tu empresa al plano internacional necesitas ir un paso más allá. Tenemos el banco. Tenemos University con diferentes socios para ayudar al talento aprender las herramientas. Tenemos un gran equipo en el que apoyarse”.

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en Miami (en noche de luna llena imponente).

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario