PetCoach, el triunfo del contenido de nicho

Conecta a dueños de mascotas con veterinarios y expertos

Los fundadores de PetCoach en los comienzos.

Foco y producto, en tres años un exit en Estados Unidos. Parece un cuento de hadas, pero en PetCoach lo han hecho posible. Álvaro Jiménez y David Martín, ambos nacidos en Madrid en 1984 han triunfado con una startup aparentemente sencilla en la que el engagement ha sido clave.

Desde los comienzos sabían que tenían que lanzar en Estados Unidos y en inglés. Eran dos premisas para llegar a un público amplio y con capacidad de consumo elevada, acostumbrado al pago por servicios en Internet. En PetCoach ofrecen consultas sobre animales gratis, siempre contestadas por profesionales y expertos.


Si se paga, se asegura una respuesta en menos de 30 minutos. Así resuelven urgencias, pero también son capaces de dar luz y calidad donde la abundancia genera confusión. David nos explicó que antes de decidirse por las mascotas pensado en moda, fitness o crianza, pero que tenían claro que el contenido de nicho era la apuesta.

Comenzaron en Nueva York, en enero de 2014. De ahí pasaron a Austin. Cuando se quisieron dar cuenta ya habían superado las 300.000 consultas sumando la app y la web. No se ponían límites: desde tortugas a pingüinos, aunque lo más común son perros y gatos.

Además del modelo de pago pronto llegaron los patrocinios, acuerdos con aseguradoras y la opción de conseguir ingresos al convertirse en vectores de ventas.

Versión Móvil de PetCoach

El 70% del tráfico es de Estados Unidos, pero nunca han puesto ningún límite geográfico. A los seis meses consiguieron ser rentables. Su crecimiento, con más de 350.000 usuarios activos, terminó por llamar la atención en el sector. Uno de sus mentores, fundador de Pet360 invirtió inicialmente y después cerraron una ronda de dos millones de dólares para acelerar.

Esta primavera fueron adquiridos por PetCo, el gigante de su sector. Al haber levantado poco dinero, consiguieron devolver a sus inversores iniciales hasta cinco veces la cantidad con que los apoyaron. La dilución entre los socios era todavía muy pequeña.

Nos recuerda mucho a otra de nuestras startups de contenido preferidas, Mamicenter. Solo que tenemos que cambiar mascotas por niños, un pequeño e importante matiz. 😉

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en San Francisco

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario