Be Visible, imprescindible para destacar

Latinos con talento en una web para dar un salto profesional

Lanzamiento de BeVisible en Brooklyn

Andrea Guendelman nació en Oakland, en 1972, pero no tiene un recuerdo claro de esa época. Con solo dos años volvió a Chile, de dónde es su familia. Allí se crió hasta que con 25 años hizo el viaje de vuelta a Estados Unidos, estudió Derecho en Harvard, sin demasiada intención por quedarse hasta que su actual marido se cruzó en su camino, también abogado.

Él terminó siendo profesor en Nuevo México y a ella le cambió la vida encontrar una cultura latina que hasta entonces no había encontrado en su país natal: “Eran gente cualificada, de clase media, establecidos, pero estancados en el sector de servicios. No tenían ni la ambición ni las herramientas para llegar a la Universidad”. De ahí pasó a Colorado, donde tomó un papel más relevante en Tech Inclusion, un movimiento que impulsa la adopción de tecnología entre los que no tienen acceso de manera habitual, pero sin una conexión con el colectivo del que se siente parte, los latinos.

Andrea Guendelman, fundadora de BeVisible.

Esa combinación de idea y trayectoria vital fueron el germen de BeVisible, su startup. “Los latinos solemos tener problemas de autoestima. Se nos enseña a no resaltar, a no hacer ruido. Pero ser visible es tener acceso a todo un mundo de posibilidades”, remarca.

Antes de crear su red se dio cuenta de que la cantidad de latinos en LinkedIn es inferior a la media de personas de raza blanca en Estados Unidos. “La nueva generación de latinos sí que estudia, o son más los que estudian, pero no tienen una red social establecida para acceder a buenos puestos o empezar con la confianza del entorno. En la mayoría de los casos son la primera generación que va a la universidad. En BeVisible se sienten a gusto porque es un entorno reconocible. En LinkedIn te defines por tu red profesional y tu trabajo. Lo nuestro es un nuevo concepto”, defiende.

Desde su lanzamiento ya suma más de 10.000 usuarios dados de alta, en su mayoría son universitarios y tienen entre 20 y 35 años. California y Nueva York son los dos lugares donde más usuarios capta.

Su estrategia de captación fue inicialmente artesanal, yendo de uno en uno. Después, con eventos. Y cuando tuvo una base notable, comenzó a poner anuncios con un público objetivo muy afinado en Facebook.

El modelo de negocio pasa por cobrar una tasa al empleador de estos perfiles tan escasos y buscados, latinos cualificados y con mezcla de cultura latina y americana.

Su meta más próxima es alcanzar los 100.000 usuarios y que su servicio no sea solo para encontrar empleo, sino también para generar redes de confianza y recomendación. “Hace falta crear comunidad”, resume.

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en San Francisco

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario