¿Por qué necesitamos más Michael Sayman?

Entró en Facebook con 17 años y ha fichado por Google con 21

Michael Sayman en una imagen de Facebook.

Llegó a Silicon Valley con brackets, como becario de Facebook, y acaba de entrar en Google como estrella de uno de los proyectos más prometedores del buscador. Michael Sayman es un joven nacido en Miami de padres peruanos y bolivianos que aporta un valor incalculable. Une culturas y generaciones. Es latino y ejerce como tal, habla español perfecto, y es latino en inglés. Fue autodidacta, aprendió a programas con tutoriales y comenzó a publicar sus apps.

Se ha ganado un sitio por su talento, sin reivindicaciones ni ruidos y se ha convertido en el mejor revulsivo para la comunidad latina.

Necesitamos más perfiles como él para que las próximas generaciones tengan un héroe, un ejemplo a seguir. A la vez, él debe ser consciente de la cantidad de ojos que están puestos en él, en las expectativas y en la necesidad de medir sus pasos. Es joven y no es fácil, pero cómo resuelva sus primeras situaciones comprometidas será clave para su desarrollo futuro.

Su éxito, sin ánimo de falsa atribución, será el éxito de todos, porque nos llenará de orgullo e inspirará a los que todavía están en secundaria, bregando con la tarea y sin un rumbo muy claro. Sayman es la demostración de que con talento y dedicación se puede llegar al espacio tecnológico más competitivo y triunfar.

En Facebook fue responsable de una app de vídeo para jóvenes y llegó a ser uno de los puestos más codiciados, Product Management. En Google va a estar al frente de la interacción entre el altavoz inteligente y la gente de su generación, para hacer que se entiendan saltando cualquier tipo de barrera cultural.

Su ejemplo derriba barreras y, de alguna manera, también sirve para que el sistema educativo al uso tenga que ser repensado. No todo el mundo tiene su talento, pero el aprendizaje de nuevas habilidades y los métodos están cambiando más rápido que las estructuras.

¡Suerte, Michael! Te seguimos de cerca.

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en San Francisco

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario