Rappi, Postmates y Glovo

La guerra de la mensajería exprés con sabor local

Rappi, la esperanza de un nuevo unicornio en América Latina.

Antes de arrancar con este post conviene dejar algo claro, hay más empresas que hacen entregas rápidas, dos especialmente conocidas: Uber Eats y Amazon Prime Now. No las añadimos por dos motivos: Pertenecen a empresas gigantes que hacen difícil medir su desempeño con los mismos parámetros que una startup normal y porque han replicado rápido su modelo, pero les falta algo de personalidad, de sabor propio. De nuevo, reconocemos su capacidad de despliegue y su poder, su agilidad, pero les falta, oh sacrilegio, un toque innovador para adaptarse al mercado local.

En el último año hemos visitado de manera intensiva: Madrid, Bogotá, Ciudad de México, Guadalajara, Nueva York, Seattle, Los Ángeles y, sobre todo, San Francisco. (También Berlín, pero no cuenta tanto dentro de este análisis con visión latina). En todas hemos hecho diferentes pedidos y descubierto las bondades de Glovo, Rappi y Postmantes, apps que intentan poner en nuestra mano casi cualquier deseo en tiempo récord y precio ajustado. Pero, ¿qué hace distinta a cada una? ¿Qué mejoraríamos y qué nos gusta de estas apps incipientes?

Postmates: Tu amigo en bicicleta. Nacieron con esa visión en San Francisco, donde son populares. A pesar de las cuestas de la ciudad de la Bahía, pedalean sin cesar. Bien es cierto que la última vez que encargamos un Chromecast para hacer un vídeo en casa vinieron andando. La aplicación está muy bien hecha, pero cambian demasiado de rumbo. Tan pronto se centran en el envío de alcohol a domicilio como hacen una promoción con helados.

Nos recuerda a E.T.

Se nota que cuentan con el apoyo financiero propio de las empresas de Silicon Valley. Con afán de mantener a la clientela fija comienzan a ofrecer bonos de tarifa plana de envío. Han pivotado de manera radical, cerrando la oferta de servicios y poniendo el foco en restaurantes y bebidas alcohólicas a deshoras.

Son eficientes y el precio no es abusivo para estar en San Francisco, pero la indefinición los han convertido en una startup de crecimiento plano.

Rappi: Lo tienen todo para seguir la estela de Mercado Libre y convertirse en el siguiente unicornio latino. La región lo necesita. Sería un gran golpe de efecto para el ecosistema emprendedor de América Latina. Nacieron en Bogotá y son casi tan populares en la Ciudad de México como en Colombia. Se acaban de lanzar a la aventura en Brasil, mercado complicado como pocos para los extranjeros.

Las opciones de Glovo.

Uno de sus aciertos ha sido la formación de sus Rappi Tenderos, tan populares que fueron el disfraz de moda el pasado Halloween. Sí, a raíz de esa fecha comenzaron a ofrecer el uniforme dentro de la propia aplicación.

Nos encanta su creatividad, su forma de entrar en campos inicialmente no pensados para mensajería. Por ejemplo, comienzan a coquetear con el sector fintech. Han comenzado a llevar cash, pero es solo el principio.

Los Rappi favores son una puerta abierta a la creatividad. Sirve para contratar a alguien al estilo de Handy o TaskRabbit. Es decir, una persona hará una tarea asignada: Colgar un cuadro, limpiar la casa, hacer fila para conseguir entradas para el concierto más esperado del año o, sí, esto es real, contar con alguien para echar unas partidas al FIFA.

Entre lo mejorable hay que citar problemas de comunicación y gestión de promociones. Crecen con rapidez, con hambre, pero a veces sin cuidado por el usuario. Algunas promociones prometen más de lo que son capaces de asumir. Como usuario, cuando algo va mal no quiero que me pongan el emoji pidiendo perdón 50 veces, sino que se aseguren de resolverlo y procuren que no se repita. En general, el usuario de este tipo de productos es comprensivo. Al mismo tiempo, demanda honestidad y transparencia.

Glovo: La versión española de Rappi, hasta la estética es muy parecida. Ganan en irreverencia y valentía. En eso recuerda muchísimo a Chicfy. Lo hemos probado para enviar paquetes a varios amigos en Madrid. Cruzar de lado a lado cuando apenas se visita con tiempo es una locura. Mejor confiar en una nueva forma de mensajería con buen precio, pero ese es solo uno de sus servicios. Al igual que Rappi tienen venta de productos de farmacia, regalos, comida o la compra en el supermercado.

Su último logro, conseguir que McDonald’s los convierta en su app oficial de entrega a domicilio. Una jugada maestra que además de publicidad, abrirá muchas puertas en más cadenas de comida y en despachos de inversores de capital riesgo.

Comparaciones al margen, nos llama la atención como una mismo servicio se presta en espacios tan separados de manera distinta. Al mismo tiempo, celebramos que cada una tenga su sabor local, su toque de personalidad propia. Si hay algo que nos espanta es, precisamente, dar con copycats que acaparan el sector en una región en la que no ha llegado el líder original con el deseo de jugar a la defensiva y tan pronto

Legal, sí. ¿Beneficioso? Quizá para el bolsillo, pero totalmente nocivo para la creatividad, innovación y desarrollo de diferentes ecosistemas.

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en Madrid

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario