La comunicación verbal como motor de ventas

Verbo mata carita enseña a las empresas técnicas narrativas y de puesta en escena para mejorar su rendimiento

La comunicación como vector de ventas.

Apareció en el escenario con un sombrero, uno de los muchos, muchísimos que aseguró tiene Diego Miramontes, excelente maestro de ceremonias de PlatziConf. María José de Tal ha pasado de ser la intrusa a uno de los perfiles más demandados en el mundo digital.

Después de sesudos estudios y cuantiosas inversiones en publicidad y márketing relacional, resulta que las empresas más innovadoras se dan cuenta de que necesitan contar una historia, o mejor dicho, construir un discurso e identidad sólidos, que vayan de la mano, para activar sus ventas.

Arrancó con una frase potente y muy real: “La Narrativa es el primer lenguaje de programación de la historia”. Algo lógico y evidente, cuando un discurso cojea, canta mucho, se nota. Pero el mensaje tuvo algo de irreverente y provocador en un auditorio lleno de programadores consagrados o en proceso de serlo.

Google es su caso de éxito más notable, gracias a su ayuda comenzaron a vender un 60% más en México. Se demostró el poder de la narrativa, pero también de la persuasión. “La importancia de las habilidades suaves muchas veces se contrapone con la técnica”, dijo. Sin embargo, ser capaz de adoptar y hacer propias estas técnicas permiten conectar con el interlocutor.

“Durante siglos han engañado con ficciones. ¿Qué marca no querría la fuerza de una ficción?”, reflexionó mezclando literatura, comunicación y márketing en un puesta en escena llena de magnetismo.

Pero, ¿qué hace? En Verbo mata carita unen la literatura y el teatro, pero sus clientes es muy probable que no lo perciban así. Y es parte de su magia.

Al igual que en el caso de Belén y su fórmula para dar feedback de manera efectiva, nos reconforta ver a mujeres en el escenario con dos de las charlas más prácticas de la jornada.

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en San Francisco

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario