Pensar el futuro de América Latina a través de la ficción

Daniel Granatta, un futurista y consultor creativo que invita a soñar

Daniel Granatta durante su intervención en PlatziConf 2017 en Ciudad de México

Daniel Granatta sigue distinguiendo entre s y z al pronunciar. Español con 15 años viviendo en México, ha captado la esencia de América Latina. Arrancó su intervención en PlatziConf 2017 con una denuncia colectiva: ¿Por qué no hay una ciencia ficción de América Latina? ¿Por qué apenas existe?

No lo dice solo desde el punto de vista del entretenimiento, sino de lo que significa tener un modelo de futuro, una proyección, una forma de verse en la siguiente generación. Tenemos distopías del primer mundo. “Renunciamos a construir imágenes del futuro propia. Renunciamos a nuestra historia. No se piensa en cómo nos vemos de aquí a 2025”, dijo.

La reflexión no es baladí. Basta con pensar cómo las ideas alocadas de Regreso al Futuro del los 80 ahora son, en parte, productos que están en el mercado. El mundo anglosajón marca el paso también desde el cine para plantear una visión de las ciudades, el transporte o las relaciones humanas en el futuro.

Cuando su hija de cinco años toma el poder del iPad

“La ciencia ficción es un género muy lóngevo”, insistió con ánimo de implicar al auditorio -lleno en un sábado por la tarde y además quincena-. Puso más ejemplos: “Los Hugo Awards han pasado de ser ficción de lo que nos gustaría tener a plantear el debate ético de lo que nos gustaría tener”. Tomó como ejemplo los debates que se plantean en la película Minority Report y cómo son cada vez más actuales.

Tomó a su hija de cinco años, vídeos acelerados incluídos, para invitar a pensar en lo que está por venir: “El futuro es un lugar apasionante porque no sé cómo vivirá mi hija de cinco años. Convivir con una niña de cinco años ha sido una experiencia enriquecedora. Para las nuevas generaciones la tecnología es un divertimento más que está a su alrededor, pero no denostan el mundo real”. Rompió así un mito muy extendido que da por hecho que son dos mundos excluyentes.

Entre sus apuestas de futuro están la realidad virtual y la realidad aumentada. “No tienen idea de la cantidad de pokémon que he capturado con mi hija”.

En resumen, necesitamos ciencia ficción, como necesitamos filósofos o programadores: “Su misión es hacer las imágenes del futuro, con lo que otros organizarán su porvenir”.

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en San Francisco

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario