Menorca Millennials, una isla para echar el freno

La primera deceleradora del mundo acaba de cerrar su campamento de 2017

Charla en la playa con Martín Varsavsky

Mientras todo el mundo enloquece por llegar más lejos y más rápido, una pequeña isla del Mediterráneo invita a tomar aire, mirar alrededor y echar el freno. Parece un contrasentido pero comienza a dar frutos y ganar prestigio esta fórmula creada por dos catalanes que han conocido muy de cerca Silicon Valley, estudiados el sistema y tomado lo mejor del mismo. Una de las críticas más recurrentes al ecosistema de SV es que su método no siempre es clonable. Cada lugar tiene un contexto.

Menorca Millennials nació hace tres veranos con una misión: decelerar. Como tal entienden tomar aire, repensar el modelo, revisar los errores y, si es necesario, comenzar de cero. Tienen un requisito bastante especial, haber fracasado al menos una vez

Jordi Valls y Ricard Garriga tienden puentes de ida y vuelta con la Bahía de San Francisco y el sistema de capital riesgo europeo. Ambos tienen reconocida experiencia en el entorno emprendedor de Silicon Valley. Xevi Fuyà (ex analista de Nauta Capital) y Marcos Martín, experto que viene con un gran bagaje en el mundo de la energía.

Cuentan con el apoyo de Martín Varsavsky, uno de los emprendedores latinos en serie más reputados que además se preocupa por aportar a la comunidad. El elenco de mentores es de lo más envidiable: Paul Ford (Vicepresident de SendGrid), John Keagy (fundador de GoGrid) o David Goldberg (fundador y CEO at Founders Pledge).

Pocas veces se pueden ver tantos, tan relevantes y en un entorno tan accesible. Dos semanas para darle al botón de pausa y, después, con los datos en la mano, acelerar con cabeza.

Compartir experiencia para tener lazos sólidos con la comunidad

Jordi y Ricard asesoran y ponen a punto a startups que están levantando cantidades cercanas a los dos millones de dólares. A cambio, los emprendedores pagan 4.000 dólares por alojamiento, comida, enseñanzas, así como el 3% de su empresa con una fórmula flexible que permite contemplar el pago a éxito de inversión. (Una cifra bastante limitada si se compara con lo habitual en el sector, más allá del 10%). En total, su cartera de startups ya ha levantado más de 30 millones en capital riesgo.

Esperamos contar más historias de emprendedores que acaban de pasar por este especial lugar, o de los que pasaron hace poco y gracias a las enseñanzas y el detox de la isla han tomado un nuevo brío para volver a la carga.

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en San Francisco

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario