WWDC más diverso, pero sin latinos

Apple abre el espectro entre los asistentes con notable presencia femenina

Los primeros de la fila para ver a Tim Cook.

Nada más salir de la keynote, hubo un hecho inesperado. Tras más de dos horas de conferencia la visita al cuarto de baño era obligada. De repente, ¡sorpresa!, había fila en el baño de mujeres. Algo habitual en restaurantes, bares, oficinas y cualquier evento, pero no el mundo tecnológico, donde apenas hay mujeres. Ese fue un gran síntoma, algo está cambiando, pero no es suficiente.

Al igual que repasamos la situación durante I/O, la conferencia de Google , y Build, la de Microsoft, hemos visto algunas mejoras en la de Apple.

El martes, segundo día de la cita que reúne a más de 5.000 programadores, Michelle Obama, la ex Primera Dama, se reunió con jóvenes programadoras. Lanzó mensajes de futuro que ilusionan, como usar la tecnología de manera inclusiva, pero no excluyente. En su discurso apeló a la igualdad, a las oportunidades y al uso de la educación.

Home Pod, el último invento de Apple. Siri en un altavoz.

Se corrobora lo que tanto reiteramos, que puede que hoy no estén los perfiles del nivel que deseamos disponibles, pero si no se promueve un cambio, si no se da oportunidad de crecer, no habrá más mujeres y representantes de minorías en el sector tecnológico.

En el escenario no hubo un solo latino. Apple tiene en sus filas al cubanoamericano Eddy Cue, brillante y con gran peso, ahora al frente de los contenidos para Apple TV. Es habitual verle en las presentaciones, pero esta vez no tocó. Ojalá sí lo haga en otoño.

Entre los asistentes la sensación fue similar, faltaba escucharse más español. Quizá, el más relevante entre los participantes latinos fue Michael Sayman, la joven estrella de Facebook. Necesitamos más, queremos que se vea, que se note.

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en San Francisco

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario