Sin latinos en I/O 2017

No hubo un solo representante del mundo hispano en escena, pero Sundar Pichai apuesta por las startups de América Latina con Launchpad

Google I/O, un parque de atracciones techie

No es fácil llegar a la cima de la tecnología. Conocemos a muchos españoles y latinos en Google, en puestos de gestión, en puestos de ingeniería… pero todavía faltan muchos más. Faltan hasta el punto en que brillen y salgan en el escenario del Shoreline Amphitheatre (ahora, o del Moscone hasta hace dos años). Si no nos fallan los datos de la memoria más vulnerable (la humana), la última vez que un latino puso un pie en una keynote de I/O fue cuando Matías Duarte dio las claves de Material Design. Algo así como el Santo Grial (disculpen la expresión, en Silicon Valley les encanta lo del Holy Grail) del diseño en Android.

A cambio, sí hubo una nutrida representación en las praderas conversando, en las carpas tomando notas o en las laaaaaargaaas filas de comida… Las últimas tecnologías de Google, con la inteligencia artificial en forma de Tensor Flow, queda en manos de ellos.

Puesta en escena

Nos habría gustado ver más gente que habla español con un papel más relevante.

Justo es decir que en la conferencia de Facebook hubo un español de gran nivel en su futurista Keynote del segundo día. Se trata de Joaquín Quiñonero Candela, pieza clave para que la inteligencia artificial y el machine learning se desarrollen a la velocidad que exigen Building 8. Y que Microsoft destacó a Yina Arenas en Build, hace solo una semana.

Diversión al estilo Burning Man en Google I/O

La buena noticia está en que Sundar Pichai, el CEO de Google, cercano y positivo siempre, dialogó con nosotros en los corrillos de prensa. Nos dejó claro que su apuesta por América Latina es firme. Y que, aunque no hubo representantes de la comunidad en el escenario, están incentivando el papel en el ecosistema emprendedor a través de Launchpad, su incubadora de alto impacto en San Francisco. Dijo que prioritariamente van a seguir impulsando startups de América Latina, Brasil, Indonesia e India.

Google puede justificarlo diciendo que no hay latinos que den el perfil, que tengan el nivel. Y es muy probable que tengan razón, que ese sea el motivo real y que no tenga sentido bajar la barra. Es el mismo argumento que se suele utilizar cuando se pregunta por la ausencia de mujeres.

Entrada al Shoreline Amphitheatre

Ahora bien, sería un argumento simplista y, sobre todo, impropio de una empresa tan innovadora y progresista. Ese es el argumento continuista, no el que rompe la realidad y quiere cambiar el mundo. Lo adecuado sería tomar decisiones y llevar un plan de acción que promueva no solo la contratación de estos perfiles, sino desde el origen la formación de investigadores, programadores y líderes que forman parte de minorías. Quizá no solucione el problema de hoy para mañana. Quizá estas personas a las que se da una oportunidad formándose no terminen por trabajar en Google, pero sí terminarían por tener un impacto en la industria y, en consecuencia, creando una riqueza común. Si no hay ejemplos, si no hay unos héroes en los que reflejarse, será muy difícil el avance.

La diversidad, ese valor del que tanto se habla en Silicon Valley, por su escasez y necesidad, sigue siendo la asignatura pendiente en el lugar más avanzado e inspirador del mundo. ¿Hasta cuándo?

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en San Francisco

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario