Javier Oliván, el español que hace crecer Facebook

Forma parte del círculo de ejecutivos más cercanos a Mark Zuckerberg y lidera la expansión internacional de la red social

Celebración de Mark Zuckerberg en su oficina. Javier Oliván, vestido de gris, junto a Sheryl Sandberg (Foto: FB de Zuckerberg)

El lunes (15 de mayo) Mark Zuckerberg cumplió 33 años. Lo celebró en la oficina, en el nuevo campus de Facebook, rodeado por sus más íntimos. Kevin Systrom, fundador de Instagram compartió una foto de la celebración. Zuckerberg, otra en su propio perfil. En ambas, aparecía un español, Javier Oliván (Sabiñánigo, 1977). Un perfil que muchos no conocían. Recode ha publicado una infografía desgranando quién es quién de la guardia de corps de Zuckerberg. Oliván ahora mismo es el español más relevante en Silicon Valley y, seguramente, junto con Guillermo Díaz Jr. (CIO de Cisco), el latino que más alto se encuentra en el mundo tecnológico.

Javier Oliván detrás de Mark Zuckerberg, en una imagen de Live Stories de Instagram compartida por su creador, Kevin Systrom

Apenas sale en los medios, se limita a sonreír. Fue de los primeros empleados de Facebook, empresa por la que fichó cuando el campus ni existía y tomó como misión hacer que Facebook llegase a todos los países del planeta. Ostenta el cargo de vicepresidente y bajo su batuta está también el equipo de Internet.org, precisamente el equipo que explora satélites para llevar Internet a los lugares que las operadoras mantienen en sombra, ofrecen contenido adaptado a 2G, cierran acuerdos con administraciones locales para poner dentro de esta versión inicial de Facebook información que sea valiosa para la educación, sanidad y, en general, el progreso cívico.

Oliván lleva más de 10 años en dicha posición. Con más de 1.700 millones de perfiles activos y más de 1.000 millones que se conectan a diario, la mayoría, precisamente fuera de Estados Unidos, su campo de acción, puede decirse que su estrategia y ejecución han sido un éxito.

El aragonés se mantiene lejos de los focos y se centra en el trabajo. No quiere hablar de stock, de fortuna, de acciones… Su misión está más que cumplida, pero no pretende retirarse. A diferencia de muchos, su pasión por el trabajo le motiva como para seguir avanzando día tras día en Facebook, la startup que empezó como una red social y piensa cambiar cómo los humanos interactuamos con máquinas y entre nosotros mismo.

Soy Silicio

Hecho con cariño y esmero en San Francisco

Tenemos una newsletter: ¿Te apuntas?

Deja un comentario